Búsqueda personalizada

RinconPepe.com - Portal de ocio y entretenimiento

Logo RinconPepe.com
martes, 22 de agosto de 2017

Diseño Web Multimedia Programación

Novela Virtual


Capítulo III - HIBERNANDO EN BARCELONA
 

Al despertar me encontraba en una cama, algo incómoda por cierto, parecía ser un cuarto en la misma estación de policía. La habitación estaba sola, me destapé, pues me habían arropado, volvió a mi mente el recuerdo de la trágica noticia, aún era increíble para mí, así que salí del cuarto, sin encontrarme con nadie que me detuviera, me acerqué a un policía que hablaba por teléfono y le dije:

-Sr. Soy la Sra. Prieto, sabe usted algo de mi hermana?

El policía poco alcanzó a percibir de mis palabras, salí de aquel lugar sin conocer su mirada. Pronto me crucé a otro oficial quien me llevó con el hombre que me había abordado en la estación. Antes que nada me ofreció un vaso con agua, su placa decía Sánchez, así que comencé a llamarle de este modo.

-Oficial Sánchez cuénteme qué le pasó a mi hermana.

-Sra Prieto, se están esclareciendo los hechos, al parecer su hermana tenía vínculos con una banda terrorista y desde hace cuatro meses se había retirado, todo sugiere que ella conocía bien la banda, y decidieron silenciarla para no dejar cabos sueltos.

Yo me encontraba incrédula ante toda la historia del oficial así que le pedí que me dejara ver a mi hermana... ya en la morgue sorprendí sus pies yertos, una sábana tapaba su cuerpo, al ver su rostro me di cuenta de que la habían matado a golpes, escásamente reconocí sus rasgos, sus cejas pobladas, cabellos negros y piel trigueña, en ese momento tuve que salir de allí. Medio pude concretar una nueva cita con el oficial Sánchez, le dí la dirección de la casa en donde mi hermana trabajaba, los sollozos me impedían seguir hablando...

Tomé un autobús guiada por algunos ciudadanos. Las calles se veían frías, la gente indiferente y comencé a odiar Barcelona, odié a mi hermana también, por haberse ido y por no haberme confiado sus problemas, así que decidí olvidarla, sacarla de mis recuerdos como a un chip, mi corazón se endureció, sentí como cada parte se iba helando, sentí un sudor frío, una rabia apagada, un dolor de garganta que me llegaba al hígado...

Perdí el objetivo de mi viaje, me perdí en la ciudad y no me importó bajarme en cualquier parte, no quería conocer aquella familia para la que trabajó la difunta, decidí buscar mi fortuna, seguro la encontraría sin su ayuda, total ya no existía...

Autor: Domi

 
Envíanos una posible continuación de la historia, la publicaremos y los visitantes de RINCONPEPE.COM podrán votar para elegir una de las posibles continuaciones.
 
Envianos la continuación
Apuesta y gana


Destacados

Síguenos en Twitter  Black Friday
Juegos online

    
Promociones

Royalty Free Images GIF generica actividades 120x60
Publicidad